Nuestra labor en el ámbito de la discapacidad intelectual implica tener en cuenta diferentes dimensiones que abarcan un concepto integral e integrador. Integral, que permita analizar e intervenir en las capacidades intelectuales y adaptativas de la persona; e integrador porque requiere de la participación y potenciación de los roles sociales que faciliten el funcionamiento en el contexto cultural y social que le rodea.

Esta doble línea implica que gestionamos proyectos para ofrecer apoyos, recursos y estrategias que pretenden promover fundamentalmente el desarrollo y bienestar de la persona, mejorando su funcionamiento individual.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR