¿Periodo de prueba? Demuestra tu potencial

13 abril 2016

Comienza un nuevo año y con él nuevas oportunidades laborales. La alegría de empezar un nuevo trabajo se puede ver frustrada por el hecho de que es posible que tengas que salvar un último obstáculo: superar el periodo de prueba. Para muchas personas es sinónimo de pánico, estrés, control y estos factores contribuyen al abandono del puesto de trabajo o a la no superación del periodo de prueba.

Y lo mismo sucede cuando hablamos de personas con discapacidad que se abren a nuevas oportunidades de empleo que, como todos los candidatos a nueva experiencia laboral, tendrán que superar.

Situaciones como llevar grandes periodos de tiempo en fase de búsqueda de empleo o cambiar continuamente de trabajos, por no cumplir con las expectativas de la empresa o viceversa, suelen ser las causas principales por las que enfrentarse a esta fase se convierta en una gran preocupación.

Por ello, este post pretende prepararte para que tu inicio laboral -que empieza en la fase de acogida y termina al finalizar el periodo de prueba establecido- sea una oportunidad para demostrar que el proceso de selección ha sido un auténtico éxito.

Empezaremos explicando qué es el periodo de prueba y en qué consiste.

Se trata de un periodo de tiempo optativo que se incluye en el contrato y deberá ser aceptado por ambas partes.

El periodo de prueba está regulado en el artículo 14 del Estatuto de los Trabajadores, y se trata de un derecho que tienen las dos partes presentes en el contrato: Empresa y trabajador. Constituye uno de los aspectos esenciales en toda negociación laboral; por lo tanto, al tratarse de un derecho que tienen ambas partes, es importante identificar a qué le tienes miedo exactamente.

 A fracasar, a no estar a la altura, a arrepentirte, a defraudar, a las críticas a los demás.

Si dejas que el miedo te paralice, no podrás demostrar tu potencial. El miedo bloquea tus competencias e incluso tus comportamientos y actitudes.

Pero cuidado, el reto no consiste en superar el miedo sino en seguir adelante a pesar de él. Trágate los nervios y sigue adelante. En ocasiones es habitual que, en esta fase tan estresante, se tomen decisiones precipitadas y surja la idea del abandono. En estos casos prueba a llamar a tu intermediador o preparador laboral, compañero de trabajo de referencia, familiar o amigo de confianza. Seguramente tras la conversación es posible que consigas recargar fuerzas para afrontar el reto.

¿Qué puedes hacer cuando los miedos te paralizan? Lo primero que tienes que interiorizar es tener claro por qué quieres trabajar:

Conseguir el estilo de vida deseado, demostrarte a ti mismo que puedes, incrementar tu autonomía…

Todas las razones tienen que ser motor para ello, por lo tanto, no subestimes el poder de un buen por qué.

El periodo de prueba es un momento en el que deberás demostrar cuáles son tus habilidades pero también resulta un buen momento para conocer nuevas formas de trabajar y mejorar como profesional. Percíbelo como una oportunidad más que como una prueba.

A continuación te facilitamos unos consejos para terminar con éxito esta fase:

  • Tus compañeros, tus apoyos naturales. Uno de los principales objetivos del proceso de selección es evaluar el encaje del nuevo trabajador con el equipo de trabajo, por lo tanto, ellos serán el apoyo natural por excelencia. Se educado y positivo y acude a ellos cuando tengas dudas. Pueden serte muy útiles los consejos de las personas que llevan más tiempo en la empresa.
  • Sé puntual. Sé consciente de que está fase conlleva que mucha gente te esté observando y la puntualidad no es otra cosa que la disciplina de estar a tiempo para cumplir nuestras obligaciones. Llegar antes a los lugares, te permitirá aprovechar el tiempo al máximo. Si vas a llegar tarde, considera que tu obligación es avisar y si no eres puntual, descubre las causas de tu impuntualidad y establece los medios adecuados para solucionar la causa principal de tu problema.
  • Gestión del tiempo. Conoce las prioridades en las tareas que tengas que realizar y los tiempos establecidos para cumplirlas. En la mayoría de los trabajos no nos informan de los tiempos, no dudes en preguntarlo. Recuerda que en el periodo de prueba tendrá que haber una evidencia de un aprendizaje por lo que tiene que haber una mejoría en los tiempos de trabajo así como en la calidad del desarrollo de la tarea.
  • Procura adaptarte a la forma de trabajar de tu equipo de trabajo. Cuando nos incorporamos a un nuevo trabajo uno de los retos más complejos es adaptarte a los estilos de trabajo. No manifiestes las opiniones personales sobre el trabajo que estás realizando y date el gusto de aprender nuevas técnicas.
  • Admite tus errores. Los errores forman naturalmente parte de cualquier inicio, es importante que sepas admitirlos y sepas pedir ayuda. No hay nada malo en cometer errores, pues es parte del aprendizaje.

La no superación de un periodo de prueba no significa que no seas competente en el sector. En muchas ocasiones los motivos tienen que ver con el  hecho de no tomarse en serio el periodo de prueba, bloquearse en el proceso por el estrés de afrontar un reto nuevo, o simplemente no encajar con el estilo de la empresa. Si ésta es tu situación, no olvides que el periodo de prueba es una fase de aprendizaje donde habrás adquirido experiencia, aprendiendo nuevos conocimientos que te ayudarán a estar más preparado para encontrar un trabajo.

Marta Rodríguez de Velasco

Técnico de Inserción Laboral Centro de Rehabilitación Laboral Latina

Coautora Desarrollo Profesional e Inserción Laboral de personas con enfermedad mental

Un comentario en “¿Periodo de prueba? Demuestra tu potencial”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *