Ejercer el voto y recuperar la autonomía: momentos de vida

Por Guillermo Bell - Presidente ejecutivo de Grupo 5
3 junio 2019
¿Estamos creando “Momentos de Vida” en 2019? El calendario que diseñamos en Grupo 5 para este año se llamaba así: “¿Y si creamos Momentos de Vida”?” y tenía como objetivo invitar a reflexionar y sobre todo animarnos a actuar a todos en esta línea. Estamos ya en el mes de junio, hemos llegado casi a mitad de año y puede ser un buen momento para pararnos a pensar en qué cosas hemos hecho estos meses con este objetivo en mente.

Creo que para los que formamos Grupo 5 es obvio que todos los días creamos momentos de vida para las personas a las que atendemos en nuestros centros y en nuestros recursos. Un trabajo que nos retroalimenta y nos enriquece personalmente aunque no siempre seamos conscientes de ello. Hoy me gustaría comentar dos momentos de vida especiales que hemos impulsado en los últimos días.

El primero tiene que ver con el proceso electoral que por el que acabamos de pasar en España. En nuestra Unidad de Emergencias Sociales y Exclusión Social (UMIES) de Sevilla hemos acompañado a José, uno de nuestros usuarios, a votar por primera vez en su vida. La circunstancia especial es que José sufre deterioro cognitivo y más pronto que tarde su memoria se borrará por completo y no podrá volver a hacerlo. ¿Personas en estas circunstancias tienen derecho a votar? ¿Debemos ayudarles a ejercer ese derecho? Daniel Kahneman, Premio Nobel de Economía y uno de los psicólogos más importantes de este siglo sostiene que existen dos “yo” diferentes a la hora de analizar la felicidad (o los momentos felices de vida) de las personas: el “yo que experimenta” y el “yo que recuerda”. El “yo que experimenta” es el responsable de registrar las sensaciones que tenemos de los eventos mientras suceden; el “yo que recuerda” es el que da sentido a esas experiencias a través de la memoria. El “yo que experimenta” tiene en cuenta las emociones del día a día en el momento presente. Cómo te has sentido la mayor parte del día, la emoción de un encuentro con alguien querido, el confort de una siesta o la liberación de endorfinas al hacer deporte.

El “yo que recuerda” mide la satisfacción general con nuestra vida; cuando alguien nos pregunta cómo estamos, qué tal las vacaciones, el trabajo o simplemente hacemos un balance de nuestra vida. Personalmente creo que para la mayoría de las personas nuestra identidad la forma el “yo que recuerda” pero cuando desde Grupo 5 impulsamos la experiencia de “Momentos de Vida” es porque también creemos que para muchas personas con las que tratamos el “yo que experimenta” es una faceta fundamental de su vida, que hay que cuidar, respetar y defender. Por supuesto apoyo el derecho de José a votar como uno de sus momentos de vida importantes. Y estoy muy orgulloso de que Grupo 5 lo haya hecho posible.

El segundo momento de vida tiene que ver con nuestro servicio de atención a personas que han sufrido un daño cerebral, sea por un ictus, un accidente o una enfermedad neurológica. Desde 2014 damos servicio a estas personas en nuestro centro Grupo 5 CIAN Alcalá, tanto en régimen residencial, de centro de día o ambulatorio (tanto privado como concertado). Hace muy pocas semanas hemos abierto un segundo centro de estas características en Pamplona (Plaza de Europa 9, Imarcoain, Ciudad del Transporte) en unas instalaciones absolutamente punteras en España en las que estamos convencidos de que vamos a poder ayudar a mejorar la calidad de vida de muchísimas personas en los próximos años con nuestro modelo de servicio. Con la excusa de esta apertura el próximo día 11 de Junio tendremos una jornada abierta a profesionales en Pamplona a la que desde aquí invito a todos a ir. Y con el objetivo de mostrar de manera concreta cómo creamos momentos de vida a personas que han sufrido un daño cerebral hemos producido dos vídeos con dos personas usuarias de nuestro centro de Alcalá que también os animamos a ver.

El primero lo protagoniza Saray, una estudiante a la que con 16 años se le cruzó un tumor cerebral en su vida del que ya está curada pero que le dejó varias secuelas a nivel motriz que está tratando de minimizar para vivir una vida lo más autónoma posible.

El segundo lo protagoniza Khalid, quien a consecuencia de un accidente de tráfico estuvo varios meses en coma y en estado de mínima conciencia pero que ahora, gracias a su esfuerzo y al de todo el equipo de CIAN, hace una vida casi totalmente autónoma en Alcalá.

En definitiva, impulsamos y tratamos de seguir creando momentos de vida. ¿Qué creéis que podemos seguir haciendo en esta línea?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *